“Mi mensaje no es una doctrina, no es una filosofía.

Mi mensaje es una cierta alquimia, una ciencia de transformación…” Osho

Nunca nació – Nunca murió – Solamente visitó este planeta tierra entre el 11 de diciembre de 1931 y el 19 de Enero 1990. Con estas palabras literalmente inmortales, Osho dicta su epitafio y prescinde de su biografía. Luego de haber previamente eliminado su nombre del todo, finalmente está de acuerdo en aceptar “Osho”, explicando que la palabra se deriva de “oceánico” de William James. Inicialmente dijo: “Éste no es mi nombre, es un sonido curativo”.

Más tarde, también dio a “Osho” un significado, añadiendo: “oceánico” describe la experiencia, pero ¿qué pasa con el experimentador? Para esto usamos la palabra ‘Osho’”.

Osho es un místico contemporáneo cuya vida y enseñanzas ha inspirado a millones de personas de todas las edades y condiciones. El semanario Sunday Mid-Day lo ha descrito como una de las diez personas -junto con Gandhi, Nerhu y Budaque han cambiado el destino de la India.
Osho, anteriormente conocido como Bhagwan Shree Rajneesh, nació en Kuchwada, Madhya Pradesh, India, el 11 de diciembre de 1931. Desde la infancia fue un espíritu muy rebelde e independiente, negándose a aceptar creencias y convencionalismos,cuestionando abiertamente todas las tradiciones y religiones en favor de
experimentar la verdad por sí mismo.
Muy pronto se sintió atraído hacia la meditación. A la edad de catorce años tuvo su primer satori y a los veintiuno la iluminación definitiva. Posteriormente se graduó en filosofía en la Universidad de Sagar. Tras un período de nueve años como profesor de filosofía en la Universidad de Jabalpur dejó la universidad para dedicarse a dar charlas por todo el país, exponiendo a líderes políticos y religiosos en debates públicos, cuestionando creencias y tradiciones, invitando al individuo a tomar responsabilidad y a liberarse de los condicionamientos que le impiden crecer
y desarrollar plenamente su potencial. Su mensaje, directo y sin concesiones, ha generado mucha controversia e inquietud en todas las esferas del poder, especialmente su insistencia en que la verdadera religión debe basarse en la propia experiencia, en la expansión de la consciencia individual, no en la adhesión a una
doctrina, a una iglesia o un ritual. A finales de 1960, Osho empieza a desarrollar sus técnicas de Meditación Dinámica.

El hombre contemporáneo -afirma Osho- está tan saturado de prejuicios y emociones reprimidas que, junto con la ansiedad y tensión propia del estilo de vida moderno, requiere de un proceso de limpieza interior para poder relajarse y entrar en el estado de meditación que le conecta con su propia fuente divina.

 

Para continuar con la navegación debe aceptar la política de cookies Mas información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close